Chat with us

Loma Negra, la cementera argentina, firmó un acuerdo para negociar su venta a la Companhia Siderurgica Nacional – CSN, el mayor productor brasileño de acero. Se trata de un paso clave en el proceso del proyecto del grupo Camargo Correa, propietario de Intercement, para desinvertir sus activos en el país. Este plan fue anunciado en febrero de este año.

Loma Negra, la tradicional cementera argentina, forma parte de Intercement desde hace dos décadas. La empresa informó a sus inversores sobre la firma de un acuerdo de exclusividad hasta el 12 de julio de 2024 con CSN, propiedad de Benjamin Steinbruch. El acuerdo supone la negociación de una potencial venta de sus acciones que representan el 100% de su capital. Este acuerdo no representa una obligación o compromiso firme para una posible transacción, pero es un paso clave en el proceso para alivianar sus responsabilidades.

Según fuentes del mercado financiero argentino, Marcelo Mindlin, dueño de Pampa Energía, está entre los interesados ​​en comprar la empresa que cotizaba en Wall Street con un valor de mercado de USD 1.028 millones. Las fuentes también creían que Mindlin podría ofertar por la cementera con Daniel Sielecki, con quien ya es socio en Transportadora Gas de Sur, TGS, otra empresa que cotiza en Estados Unidos. Al final, la Companhia Siderurgica Nacional de Brasil tomó la delantera.

El año pasado, Camargo Correa -a través de InterCement- vendió sus empresas del sector en Mozambique y Sudáfrica a la empresa china Huaxin Cement, quien también podría estar interesada en la empresa local, además de otros competidores de Camargo en Brasil. Adicionalmente, en el 2020 ya habían vendido los activos de su cementera en Paraguay, Yguazú Cementos, en la que controlaban el 51% de las acciones.

Loma Negra fue fundada en 1926 por el empresario Alfredo Fortabat, quien descubrió la piedra caliza, materia prima del cemento, en la localidad de Olavarría. Durante décadas después de su muerte, la empresa fue dirigida por su viuda, Amalia Lacroze de Fortabat. En 2005, la empresa fue vendida al grupo brasileño Camargo Correa.

Según información oficial de la propia empresa, su principal actividad es “la fabricación y comercialización de cemento y sus derivados, así como la extracción de recursos minerales que se utilizan en su proceso productivo”.

Loma Negra es la cementera más grande de Argentina y están cerca de cumplir 100 años. Son líderes en la producción y comercialización de cemento y son actores clave de la industria de la construcción del país. Con más de 95 años de experiencia, historia y compromiso, Loma Negra es reconocida como una de las empresas con mayor reconocimiento público en Argentina.

La cementera posee 8 plantas en Argentina, en Buenos Aires, Neuquén, San Juan y Catamarca. También dispone de plantas mezcladoras de hormigón móviles que se adaptan en cada momento a los proyectos de construcción de sus clientes. También controlan Ferrosur Roca, a través de su filial Cofesur, empresa compuesta por el Gobierno nacional (16%), Cofesur (80%) y un 4% que fue transferida por ellos mismos a sus empleados como un fideicomiso. La empresa opera la red de carga Ferrocarril Roca en virtud de una concesión otorgada por el gobierno argentino en 1993 por un período de 30 años, permitiendo el acceso de varias de las plantas cementeras de Loma Negra a la red ferroviaria.

La concesión finalizó en marzo de 2023, pero a finales de 2022, el Gobierno prorrogó las concesiones de FerroExpreso Pampeano, Nuevo Central Argentino y Ferrosur Roca hasta septiembre de 2024. El Grupo ha evaluado los posibles escenarios de negocio, considerando su intención de continuar brindando servicios como un operador de la red ferroviaria.

Loma Negra también controla Recycomb, empresa dedicada al tratamiento y reciclaje de residuos industriales para su uso como combustible o materia prima.

Fuentes: https://www.infobae.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *